En la eternidad escribes notas musicales,

tus labios las repiten

y el viento las transporta.

Todas ellas, mi alma las recibe.

Con gran estruendo

se mezclan en mi sangre.

Llegan a mi corazón

para después estallar en mis pupilas.

Anuncios