Sentiría tus labios, su suavidad, su calor, cerca, muy cerca. Podría perderme en la eternidad acompasada, disfrutando, saboreando.

Tal vez, tendría tiempo para morderlos suavemente, de a poco.

 

Pero es robado.

 

Tal vez, sólo sienta su contacto, rápido, fugaz… como el tiempo.

Sin duda, quedaría la necesidad de otro que dure mucho más, que despierte el deseo, que te haga temblar.

Anuncios