Lo que sigue lo escribí la noche anterior a tu nacimiento. Espera, primero:

¡Bienvenido al planeta Tierra!

Ahora sí. Te decía de la noche anterior: repetí, más de 17 veces la canción con la que naciste, Space Oddity de un tipo llamado Chris Hadfield, bueno, es un cover a la que escribió otro tipo llamado David Bowie, quería aprendérmela de memoria y dicen que luego de repetirla esas veces lo lograría, no lo olvides, después, cuando vayas a la escuela eso te servirá, créeme… Pues, no me la aprendí. Mi memoria no es buena con otra lengua, pero, para resolverlo la copié del Interné’ y leyéndola no hay bronca.

       Te preguntarás para qué quería aprenderla, pues bueno, la verdad es que quería impresionarte. Imagina a tu abuelo hablando inglés y además cantando. Después recordé que eso de cantar no me sale bien y entonces lo dejé por la paz. Lo mío, lo mío, es escribir. Ya tu mamá te podrá confirmar eso. Tranquilo, luego de algunos años tú también me podrás leer.

       ¡Basta, esto no se trata de mí!

       ¡Es para ti!

       Sí, éste es el planeta Tierra. Sí, es azul, las flores tienen colores, varios, y son increíbles; huelen de maravilla, ¡ah!, y te voy a pasar un tip: con ellas puedes conquistar chicas o chicos, ya tú lo decidirás después. De las nubes cae agua, en las cascadas pasa lo mismo, también de la regadera; el sol está calientito, te sacarán varias veces que para que agarres color. Cuando empieces a sudar te acordarás de esto.

       La luna se comió un conejo, no me preguntes cómo le hizo, porque aún no lo entiendo. Nuestros antepasados indígenas si saben, escribieron una historia, ya te la contaré. Por la noche debes dormir, no, mejor dicho: soñar.

       Tip 2: nunca, pero nunca, dejes de soñar y sonreír. En las montañas del sureste hay mujeres, hombres, viejitas, viejitos, niñas y niños que soñando lograron cambiar el mundo.

       La noche: en ella podrás ver las estrellas, el rostro del universo. Si escuchas que alguien te dice lo contrario, no le creas. Los poetas caminan junto a ella y descubrieron que las pesadillas no viven ahí. Ahí está el amor, la ternura, la voz que alivia. Entonces podrás cerrar los ojos.

       Tu rostro será acariciado por el viento. Él te contará historias fantásticas, de otros tiempos, de otros lugares. Podremos platicar con su ayuda. Cuando quieras decirme algo, sólo dile que me busque, él sabe dónde encontrarme. Yo haré lo mismo.

       Tip 3: nunca, pero nunca, te quedes callado. Deja que las palabras hagan lo suyo, ellas vienen del corazón, son sabias y sabrán calmar a la bestia más feroz.

       Podrás crear el cosmos que te imagines, viajar a cualquier parte del universo, descubrir otros planetas, caminar de la mano de tu corazón, flotar dentro de una burbuja de jabón, saltar colgado de un paracaídas acompañado de tus pensamientos, llorarás tus perdidas y seguirás adelante con lo que ellas te enseñarán.

       ¿Sabes por qué?

       ¿No?

       ¡Claro que lo sabes!

       Porque eres grande, fuerte, tierno.

       Y yo, estaré ahí para aprender de ti.

    P. D. Tip 4: nunca, pero nunca, en esta galaxia o en otras dejes de respetarte, tampoco a los que aquí o allá vivan.

       Recuerda:

       ¡Éste, es tu planeta azul!

Te ama, tu abuelo

earth-from-space-1280x800-966797

Anuncios