Por el momento

las nostalgias se quedan en lo cóncavo del pensamiento,

administrados por el tiempo,

                     por las soledades oscuras de la noche.

Sus voces

                    pierden fuerza,

                    se diluyen formando un compuesto sin materia,

                                                            pasajero.

Sólo resultan un mormullo,

          desgastado,

          vago

                                   e insolente.

Se quedan, pues,

                           inmóviles.

Ahora su lugar es ocupado

                  por una decena de vacíos

                   dispuestos a escribir de nuevo,

                    a llenar con tinta los espacios en las hojas listas

                     para recibir otros insomnios

                      y atardeceres

                      producto de letras

                       en otras entrañas fijas en la piel.

Encontré, entonces,

      aquello que en las nostalgias no pude ver.

Ciudá’ Monstruo, agosto 16, 2017

vhugopedraza@gmail.com

@victorhugo202

FB: Víctor Hugo Pedraza

Soundcloud: https://soundcloud.com/user-223468380

Anuncios