Pretendo desconectar

         los impulsos vacíos

         de las voces exteriores,

                                                       estridentes,

las que se arremolinan

como desesperados gritos

                frente a mis pupilas,

junto a las bóvedas que vigilan mis pensamientos,

cerca de la fuente que trasciende,

la de las huellas profundas

                                                                       en el camino.

Contra ello revientan

sin dejar de insistir.

Resisten los pilares

              apoyados en la otredad,

                                                       en la esperanza,

                                                                       o la certeza

de una verdad que apuesta por la vida.

Vida

                      sujeta al resplandor

de una luz nueva,

                                         cálida,

                                                     eterna,

sin falsos credos

        que me permiten cerrar los ojos

para seguir colgado de un sueño.

Anuncios