¡Ay ciudad

    que a mis pies estás!

No porque quiera humillarte,

sino porque te miro

                   desde un punto natural

         más cercano a los de abajo.

Desde aquí

veo tus sombras

                                   y luces,

los pocos colores que dejas escapar

emanados de las casas

donde intentan descansar

innumerables soñadores

                                           sometidos al silencio,

                                                   al desconsuelo,

                                                           al poderoso.

Observo cómo te transformas.

Te transforman con el tiempo

                        y el desprecio.

Se escudan en tus entrañas

la violencia,

                                      la soberbia,

la explotación y el despojo,

la preferente discriminación.

¿Qué más en ti, monstruosa ciudad?

                                             -Modernidad

¿Esa, la que justifica todo atropello y

fulmina el horizonte?

                                           -Historia

¿Con la que se pretende olvidar

o, mejor aún,

                                    la de letras de oro colgadas

sobre un muro construido de ignominia?

                                          -La tarde

¿El instante de los melancólicos grises?

Grises,

cuyos silencios se escapan

                                       dirigiéndose virtuosos

a la noche lluviosa

donde hay más que sueños,

frases discontinuas

                                                    y vacíos atiborrados de nada.

Ay ciudad

             tan dispersa

                             tan tú,

sin pretensiones,

                                          sólo tú:

con tus poderosos de medio día,

siempre condenada al vaivén

de los deseos de quienes se hacen pasar

                                                       por profetas

                                                                    o poetas.

No pretendo humillarte,

sólo te miro desde el lugar

                                              donde el amor vibra

o se escucha en las palabras.

Mañana,

                                              tal vez,

otra Historia podrás susurrarme.

Ciudad Monstruo, octubre 14, 2018

vhugopedraza@gmail.com

@victorhugo202

FB: Víctor Hugo Pedraza

Anuncios