Los silencios cambian de voz.

Otros son los actores,

las actrices se rehúsan a participar.

Los actores secundarios son, repiten función: los perros y sus ladridos. Los alcanzo a escuchar, nuevamente.

Se suma el rústico, metálico y chillante sonido de algunos resortes. No imagino cuál es la causa de sus expresivas voces.

Sí, bueno, pero no quiero interferir esa comunicación amorosa o de placer.

 

A la víspera de la media noche, Otra Ciudad Monstruosa, febrero 14, 2019

vhugopedraza@gmail.com

@victorhugo202

FB: Víctor Hugo Pedraza

Anuncios