Buscar

TRAVESÍA

¡Relatos del tiempo!

Etiqueta

poesía

Recuerdo de otros miedos

Como si fuera ayer, bueno, en realidad como si fueran varios ayeres recuerdo que encontré el siguiente título: “La mujer que camina para atrás”, cuento escrito por Alberto Chimal.

Mi primer encuentro con ese texto fue debido a que en aquel entonces estaba muy metido con las historias de terror y, además, desarrolladas en la mismísima Ciudad Monstruo. Otros relatos ya figuraban, sin embargo, consistían en leyendas de la época colonial que, claro, son importantes dentro de la tradición literaria, pero yo quería algo más cargado a mi contexto, a mi tiempo. Me preguntaba si estos cuentos de terror se habían quedado tan atrás. Dónde estaban los susurros encubiertos por la noche, por calles vacías y por el “una vez vi” o “me contaron que”.

Un tanto decepcionado y a punto de tirara la toalla, en la pantalla de mi computadora apareció esa mujer que camina para atrás y, claro, encajaba justo con lo que buscaba.

Acá te dejo el enlace, ¡ah!, si el ambiente del relato te es conocido qué tal que buscas si esta historia es un cuento cargado de ficción o esa ficción, para no ser tan horrenda, se vistió con esa característica y, así, pasar desapercibida.

La mujer que camina para atrás

P. D. La foto es de V. H. Pedraza y fue tomada con un celular

#cuentosdeterror #poesía #travesía #ciudadmonstruo #LeerEsChido

Igual que otro 30 de noviembre, pero éste del 2019 en la Ciudad Monstruo
vhugopedraza@gmail.com
Twitter: @victorhugo202
Instagram / Facebook: @vhugopedraza

De Isaac Asimov…

Me declaro su lector maníaco. La Trilogía de la Fundación me dejó sin palabras… ✒️🎙😎

Acá dejo una liga donde puedes escuchar “Sueños de robot”. El sitio que lo aloja se llama Noviembre Nocturno quienes se describen así:

Podcast de radio-ficción, relatos y verdades incómodas. El Terror puede tomar inesperadas formas, nosotros las estudiamos todas.

Escuchemos, pues:

https://mx.ivoox.com/…/suenos-robot-isaac-asimov-audios-mp3…

#SueñosdeRobot #Asimov #poesía #travesía #ciudadmonstruo #LeerEsChido

 

Justo cuando la noche es más noche, fría y robótica de 25 de noviembre, del 2019 en la Ciudad Monstruo
vhugopedraza@gmail.com
Twitter: @victorhugo202
Instagram / Facebook: @vhugopedraza

Efraín Huerta, “Nota sobre la poesía”.

“Es un hilo enmarañado, como un deseo en río revuelto de amor y
castigo. Como la cabellera de una mujer violada. La poesía es una
constante posesión. El trance del poeta es eterno: a diario rasgan
sus carnes los dientes de la lírica. La poesía no es una posición.
La poesía es la danza a lo largo del día y dentro de la noche. ¡Ay
de los que escriben poemas “por no dejar”, porque de ellos será la
República de la Idiotez y la Cursilería! ¡Qué triste oír hablar a un
poeta joven de su “mejor” poema…! Y cuando en el ambiente
dominan la escarlata pedantería y la amarilla estupidez de los
impotentes, los falsos, los despechados –¡los futuros críticos
estériles!–, no hay más remedio que cobijarse de individualismo
puro y sensato. O derrotar a los vanos, a los soberbios, a los de
breve espíritu. ¡Esto es!”

Efraín Huerta, “Nota sobre la poesía”,
Envío de mayo para Andrea de Plata, 1935.

-*-     -*-

El ocre en el horizonte sobresale del 23 de noviembre, del 2019 en la Ciudad Monstruo

vhugopedraza@gmail.com
Twitter: @victorhugo202
Instagram / Facebook: @vhugopedraza

Dos minutos antes…

La música, escondida en los rincones de los muros,

muere al estrellarse contra mi sueño furioso.

El saxofón despierta

cada nota que existe en mi piel

llevándose la tinta,

que también existe en mi piel.

 

Al filo de un despertar cercano al final de noviembre en el 2019

vhugopedraza@gmail.com

Twitter: @victorhugo202

Instagram / Facebook: @vhugopedraza

 

Crónicas soñadas: E. H. (I)

Antes que nada y, después de todo, mi queridísimo, Efrén, esa ciudad primera, la muy primera que recorriste, esa la que lleva como apellido de la Victoria, que para ser sincero no sé a qué victoria se refiera. Esa, entonces, no difiere de alguna otra. Claro, ha cambiado desde que la caminaste el siglo pasado: algunos se fueron, otras llegaron, sumas y restas como la vida cuenta.

Seguro otras casas, otros patios, menos escuelas, el bullicio del mercado revoloteando entre sus colores o los largos tramos hacia el campo. Ya varios autos levantaban el polvo de las calles jóvenes, precarias y, hoy, añejas con destinos inciertos como la vida cuenta.

Emigraste, como tantas personas, buscando otros derroteros, nuevas voces y otros suspiros. En el camino declaraciones de odio y de amor, revoluciones y otras victorias sin sabores como la vida cuenta.

Llegaste, pues, a mi ciudad, la que apodo monstruo, Ciudad Monstruo, así con todas sus letras, no por desprecio ni por temor, tampoco por resentimiento. La llamo de esa forma porque en ella caben los ilusionistas ilusionados, los profetas sacados de aquellos sacos blancos llenos de tanta noche, las mujeres repletas de dignidad y la infancia sin risas o con ellas, pero huecas y corrompidas por quienes presumen adultez, acaso dónde cuatro letras son el detonante del caos o donde…

“Yo soy como soy y tú eres como eres, construyamos un mundo donde yo pueda ser sin dejar de ser yo, donde tú puedas ser sin dejar de ser tú, y donde ni yo ni tú obliguemos al otro a ser como yo o como tú”.

Sí, ese es el monstruo contenido en las entrañas del generador de historias o de miserias, según el caos.

Lo que sigue es historia y en estos Tiempos modernos el instante es efímero y pasa a engrosar sus filas, sin embargo, esto que escribiré no me llevará más de un instante como fue observar las calles de de la Victoria. Me reconocí en ellas. Encontré las mismas alucinaciones y la idea se vino abajo. En mi: la tristeza y la angustia, pero no todo está perdido. Hay quienes de la maravilla por el corazón y sus atribuciones hacen suyo este universo, nuestro Universo.

Ojalá que a tu regreso nos encontremos para divagar entre la neurosis que dejó la apuesta por lo nuestro… como la vida cuenta.

Infielmente tuyo

Al rayar el 16, de un octubre, con unas inmensas lunas enamoradas de la noche más noche

vhugopedraza@gmail.com
Twitter: @victorhugo202
Instagram / Facebook: @vhugopedraza

Advertencia: ¡Poesía en PDF!

La poesía está en todas partes, sí, suena a cliché, pero sólo basta estar pendiente de su expresión, como ahora en PDF.

Poesía es el título de mi primer poemario, cuya presentación fue el 21 de junio del 2014. Ahí imprimimos en papel varios ejemplares, bebimos algo de vino y lo mejor: compartimos versos llenos de recuerdos, reflexiones, dolores y risas.

Después de varios años sacamos el poemario del librero donde vivía para darle nuevos bríos y que continuará, así como distraído, su andar. Por ello lo transformamos para que sea más libre y está a punto de arrancar su carrera electrónica.

Claro, también habrá presentación, muy otra, ya que trataremos de romper la barrera espacio-tiempo: sí, suena provocador y presuntuoso, pero, justo, la dinámica que el mundo “moderno” nos impone es la carencia de esa combinación einsteniana. Dejamos de asistir a actividades que nos gustan por esa razón, así que si no puedes venir a la presentación, nosotros la llevamos a ti.

Otra razón de esta locura es la de romper con los convencionalismos creados por quienes manejan la cultura, claro, habrá quien los prefiera y está bien, pero pensamos que tenemos la creatividad suficiente para sacar, en este momento, la literatura a las calles, ponerla a ras de suelo, para los de a pie.

Tendrá un costo, claro, es un trabajo que hemos realizado en colectivo que requiere un pago digno y justo.

Así que echemos la moneda al aire y construyamos otras maneras de hacer lo que amamos, ¿no?

P. D. Prepara el mejor espacio y el tiempo necesario para este momento.

P. D. 1. Es ahí donde, según la Teoría de la Relatividad, “se desarrollan todos los eventos físicos del Universo”.

Virtualmente suyos

Víctor Hugo Pedraza, Travesía Editorial y BABA|editorial

 

A la víspera de otra media noche, Otra Ciudad Monstruosa, abril 25, 2019

vhugopedraza@gmail.com

@victorhugo202

FB: Víctor Hugo Pedraza

Horizonte interrumpido

¡Ay ciudad

    que a mis pies estás!

No porque quiera humillarte,

sino porque te miro

                   desde un punto natural

         más cercano a los de abajo.

Desde aquí

veo tus sombras

                                   y luces,

los pocos colores que dejas escapar

emanados de las casas

donde intentan descansar

innumerables soñadores

                                           sometidos al silencio,

                                                   al desconsuelo,

                                                           al poderoso.

Observo cómo te transformas.

Te transforman con el tiempo

                        y el desprecio.

Se escudan en tus entrañas

la violencia,

                                      la soberbia,

la explotación y el despojo,

la preferente discriminación.

¿Qué más en ti, monstruosa ciudad?

                                             -Modernidad

¿Esa, la que justifica todo atropello y

fulmina el horizonte?

                                           -Historia

¿Con la que se pretende olvidar

o, mejor aún,

                                    la de letras de oro colgadas

sobre un muro construido de ignominia?

                                          -La tarde

¿El instante de los melancólicos grises?

Grises,

cuyos silencios se escapan

                                       dirigiéndose virtuosos

a la noche lluviosa

donde hay más que sueños,

frases discontinuas

                                                    y vacíos atiborrados de nada.

Ay ciudad

             tan dispersa

                             tan tú,

sin pretensiones,

                                          sólo tú:

con tus poderosos de medio día,

siempre condenada al vaivén

de los deseos de quienes se hacen pasar

                                                       por profetas

                                                                    o poetas.

No pretendo humillarte,

sólo te miro desde el lugar

                                              donde el amor vibra

o se escucha en las palabras.

Mañana,

                                              tal vez,

otra Historia podrás susurrarme.

Ciudad Monstruo, octubre 14, 2018

vhugopedraza@gmail.com

@victorhugo202

FB: Víctor Hugo Pedraza

Sombras entre el asfalto

Prefiero caminar,

                   dentro,

         en las entrañas de la ciudad

cuando la lluvia

ha lavado sus lágrimas

                    y sus edificios.

Cuando el viento frío se asoma,

juega con el cabello de quien ha sobrevivido,

                por años,

la lisonja de una sonrisa pagada,

          sin forma aparente.

 

Prefiero caminar sobre el asfalto

cuando este sirve de alojamiento

a las extensiones del implacable mar.

Cuando ese jubiloso líquido

limpia mis huellas

    para purificarlas

y esperar,

      así, la negra noche de los muertos.

En la que sólo la redención sirve de herramienta.

Prefiero mirar

rostros enmascarados, seductores,

que se funden en un fugaz manoseo

sexoso y delirante

que culmina con una cama vacía,

al despertar.

Son fantasmas que se esfuman

cuando el olvido elige gobernar.

No hay fantasmas, como yo,

que pretenden olvidarse de sí.

Ciudad Monstruo, agosto 07, 2018

vhugopedraza@gmail.com

@victorhugo202

FB: Víctor Hugo Pedraza

Carta a mis memorias.

El intercambio epistolar -ya en desuso, bueno, casi- se vuelve esencial, sobre todo si el destinatario no es una persona. Esto puede sonar a historia sacada del manicomio. ¿Cómo escribirle una carta al ente designado memoria? o memorias, en este caso. ¿Es posible tenerlas?

Pues acá un ejemplo de ese ejercicio:

Ciudad Monstruo, julio 16, 2018

vhugopedraza@gmail.com

@victorhugo202

FB: Víctor Hugo Pedraza

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑